martes, 1 de febrero de 2011

Temas y Símbolos lorquianos

Temas

No cabe esperar en la poesía de Lorca, en lo que a temática se refiere, gran originalidad. No son muy numerosos pero aparecen de modo recurrente en su poesía. Son los temas eternos de la poesía, por los que no pasa el tiempo. Lo que va a distinguir a Lorca entre los demás poetas es el modo de tratarlos tanto en la forma de la expresión como en la forma del contenido. Da la impresión, a veces que parecen estar tratados de forma inesperada, como si fueran obsesiones que el poeta no puede alejar de sí y que le salen de modo espontáneo y natural. Por este motivo muchas veces los temas están inmersos en imágenes, en símbolos. De entre todos los temas nos parecen los más significativos los siguientes: la frustración, el amor, el tiempo, la muerte, la infancia, el paisaje.

La frustración:

La frustración es, quizás, el tema clave en la poesía de Lorca. Pudiera llegarse incluso a pensar que su frustración radical limita con los lindes de lo existencial ya que se trata de un atributo capital de la condición humana. Pero antes que nada es en el poeta vivencia personal. Desde joven sitió un atractivo personal por la música (lo mismo que Alberti por la pintura) pero las circunstancias personales le impidieron seguir ese camino: negativa de los padres a que se trasladara a París para seguir los estudios musicales, este hecho se verá reflejada desde los inicios de su obra. Su segunda frustración personal es más honda e íntima: la amatoria y erótica. El saberse homosexual, el tener que ocultar o al menos disimular sus inclinaciones amorosas.
La frustración aparece en las siguientes obras: “Cante jondo”, “Romancero gitano” y en “Poeta en Nueva York”.

El amor:

El amor, para Lorca es una fuerza comparable a la muerte. Un amor completamente humano, carnal, sin idealización posible, que está presente en cada página del poeta. El amor, como vemos, es un deseo difícilmente satisfecho al que por otro lado acecha de modo constante la muerte, la mayoría de la veces la muerte violenta. El amor lleva en sí la simiente de la muerte, las más de las veces son binomio inseparable, la doble cara de la misma moneda.
El amor aparece tanto en el “Libro de poemas” como en el “Romancero gitano”.

La muerte:

Este tema está íntimamente unido al del tiempo del que en realidad es una consecuencia inevitable y lógica. Tanto el tiempo como la muerte son inquietantes y en la poesía lorquiana adquieren el grado de "terribles" porque aunque son lo más cotidiano de la existencia no dejan de aterrar nunca al poeta. Lorca considera la muerte como amenaza permanente e ineludible. La muerte para Lorca no es un paso hacia otra vida sino un muro que se interpone en nuestro camino de modo brutal y que no provoca ningún sentimiento religioso. No hay ninguna esperanza sino un vago deseo de fundirse con el mundo con el lugar del que procede el hombre, la naturaleza.
El tema de la muerte lo podemos ver en varias de sus obras: “Cante jondo”, “Suites”, “Romancero gitano” y en “Llanto por Ignacio Sánchez Mejías”.

El tiempo:

El tiempo o su paso es una de los temas recurrentes de la literatura y de la poesía. El poeta suele estar siempre atento al paso del tiempo, de los acontecimientos más anodinos que suelen pasar inadvertidos para el resto de los mortales. El paso de las horas, el cambio de estación, los años de la infancia, de la juventud pueden ser vistos como auténticas catástrofes personales. La imposibilidad de volver hacia el pasado para recuperar los años perdidos crea en el poeta una desazón similar a la inevitabilidad de la muerte. Para Lorca el tiempo no representa el fluir de la historia, sino una condición del existir humano. Para Lorca el paso del tiempo equivale al sentido perecedero de los seres y de las cosas.
En obras como “Poeta en Nueva York” o como “Suites”, se hace referencia a este tema.

El paisaje:

Es también tema en la poesía de García Lorca. Podríamos decir que es el escenario sobre el que el que se juega el contenido de gran número de poemas. En ese sentido puede decirse que dependiendo del poema cobra un color distinto y que a menudo la personificación sirve al poeta para poder manifestar su punto de vista, y por eso la naturaleza se carga se símbolos que intentan responder a lo anterior: la luna como símbolo de la muerte, el agua como sugerencia sexual, y el caballo símbolo de potencia sexual o de la muerte.
Se hace referencia al paisaje en obras como: “Suites”, “Cante jondo”, “Romancero gitano”, “Poeta en Nueva York”.


Símbolos de Lorca

En la poesía de Federico García Lorca encontramos una gran variedad de simbolos, entre los más utilizados están:

La luna: es el símbolo más frecuente en Lorca. Es la muerte, pero también puede simbolizar el erotismo, la fecundidad, la esterilidad o la belleza. O la mujer.
El agua: cuando corre, es símbolo de vitalidad. Cuando está estancada, representa la muerte.
La sangre: representa la vida y, derramada, es la muerte. Simboliza también lo fecundo, lo sexual.
El caballo (y su jinete): lleva siempre valores de muerte, aunque también representa la vida y el erotismo masculino.
Las hierbas: su valor dominante, aunque no único, es el de ser símbolos de la muerte.
Los metales: también su valor dominante es la muerte. Los metales aparecen bajo la forma de armas blancas, que conllevan siempre tragedia. Los colores u objetos metálicos.
Lo gitano, símbolo de primitivismo, también simboliza para Lorca lo más profundo de Andalucía, y así en relación con esto los poemas se cargarán de referencias andaluzas que acompañan a lo gitano. El gitano es el personaje del mundo andaluz. Unido al símbolo del gitano hay dos temas: el amor y la muerte.
Frente al gitano, la Guardia Civil, símbolo de la sociedad, siempre como fuerza negativa, representa el poder y la civilización.
Los perros (siempre negativo)
La zumaya, es un símbolo negativo y pájaro de mal agüero en el poema, que anuncia la muerte
Flores (unas negativas, de muerte, otras de inocencia)
Los colores: El verde es símbolo de frustración. El blanco: unas veces es símbolo de la muerte
El niño, casi siempre es la víctima de un mundo cruel.

Joaquín Fco. Pastor Genzor

nº 21 2ºA

No hay comentarios:

Publicar un comentario