viernes, 10 de diciembre de 2010

FEDERICO GARCÍA LORCA (poesía y estilo)

Nace en Granada en 1898. Se trasladó a Madrid y vivió en la Residencia de Estudiantes donde conoció a personajes de gran importancia y otros componentes de su generación. En 1929 marchó a Nueva York, coincidiendo con el crack del 29, su viaje le marcó profundamente. A su vuelta fundó el grupo teatral “La Barraca”. En 1936 muere fusilado

POESÍA
Podemos distinguir dos etapas que se subdividen a su vez en otras dos.
La PRIMERA ETAPA va desde sus comienzos hasta 1928. Ésta se divide en: poesía de juventud, que engloba “Libro de poemas” y “Canciones” y poesía mítico andaluza o de plenitud, que engloba “Poema del cante jondo” y “Romancero gitano”.
Las influencias de la primera etapa son: la poesía popular incluyendo la lírica popular medieval (villancicos, jarchas y canciones) y el folclore: y el modernismo, especialmente de Juan Ramón Jiménez, Antonio Machado y Rubén Darío, de los que toma la sensualidad del lenguaje.
Los rasgos principales de la poesía de juventud son: infantilidad, superficialidad, egocentrismo, uso de recursos literarios poco definidos (ya que no establece preferencias entre ellos), imitación de los clásicos y de la literatura popular y nostalgia becqueriana. Es puramente lírica sin ningún rasgo narrativo.
La poesía mítico- andaluza se caracteriza principalmente porque Lorca hace una investigación afectiva del folclore y crea un universo “lorquiano” en el que emplea personajes colectivos, que pueden ser humanos o de la naturaleza, en este universo intervienen elementos de la cultura, la naturaleza y del mundo gitano. Las influencias de esta etapa son la mitología griega y romana, con la personificación de los vicios y virtudes humanas y la alusión a tragedias griegas cono la de Edipo rey o Lisístrata. El deseo y la violencia se ven reflejados en un mundo trágico de dolor y sufrimiento relacionados con la vida, las angustias se consideran inevitables y ni siquiera el amor puede servir de consuelo. Describe la lírica neopopular de la generación del 27 y expresa sus sentimientos.
En “Romancero gitano” encontramos influencias de Manuel de Falla, este conjunto de poemas se basa en los tópicos, con los que asocia lo gitano y lo andaluz. Emplea el romance tanto novelesco como lírico y dramático. Esta obra tiene carácter épico-heroico y narrativo, en ella aparece la subversión de valores, por la que el bueno es el malo y viceversa. Uno de los poemas contenido en este romancero, el romance de la pena negra, da lugar a un ciclo de teatro lorquiano centrado en la muerte (Yerma, bodas de sangre y la casa de Bernarda Alba)

La SEGUNDA ETAPA comprende sus años en Nueva York (1929-1936) y se puede subdividir en "Poeta en Nueva York" y poesía final, que incluye "Diván de Tamarit", "Sonetos del amor oscuro" y "Seis poemas gallegos"
"Poeta en Nueva York" tiene un carácter surrealista desde una concepción onírica en la que el subconsciente desempeña un papel importante. Es una poesía de denuncia social en la que se considera al hombre como víctima de su propia creación y describe Nueva York como una ciudad inmensa que imposibilita la comunicación y libertad de sus ciudadanos, también concibe la naturaleza como algo incompatible con la civilización moderna. Dado que en NY subre una crisis sentimental y personal, esta obra esta llena de ansia y angustia. Emplea imágenes absurdas mezcladas con denuncias explícitas.
En su etapa final encontramos, entre otras, "Diván de Tamarit", que es un libro de poemas de carácter oriental inspirado en la poesía arábigo- andaluza con la que vuelve a las formas métricas tradicionales y "Sonetos del amor oscuro", obra inacabada con la que el poeta refleja su experiencia amorosa.

ESTILO
Se caracteriza por el dominio de la técnica creativa, la estética personal de raíces costumbristas, la fusión de lo culto y lo popular con la combinación de romances, estribillos, etc con estrofas clásicas o el versículo, el empleo de abundante de símbolos y metáforas, el uso evocador del léxico, la recurrencia a imágenes nuevas con influencias vanguardistas y una original concepción del ritmo.
Estos rasgos estilísticos sufren ciertas modificaciones en cada una de sus etapas, así de las etapas juvenil y místico andaluza podemos destacar:
Con respecto a la juvenil, el empleo de una metáfora pura en la que el término es sustituido directamente, la adjetuvación modernista, breve pero clara que alude a sensaciones o sentimientos y la novedad de fundir dos poemas, uno de desarrollo tradicional y otro de carácter lorquiano.
Haciendo referencia a su etapa místico andaluza, intenta reproducir un universo y una temática con formas del flamenco, de Juan Ramón Jiménez toma el empleo del verso libre, le da importancia al ritmo y al sonido más que a la métrica. Los símbolos y metáforas empleados son de gran innovación, conserva el uso del estribillo pero va de la sencillez de lo popular a la metáfora compleja, es decir de la tradición a la vanguardia.
Entre los recursos empleados, destaca la repetición para hacer una intensificación dramática. Y hace una narración incompleta, no dice las cosas pero las sugiere.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada