miércoles, 1 de diciembre de 2010

Generación del 27

La época se conoce como la edad de plata porque nunca antes se había alcanzado esa repercusión social e internacional de nuestros escritores ni tanto nivel literario.
La generación fue un conjunto de escritores que unieron tanto la tradición literaria española proveniente de canciones y de los poetas de los siglos de oro, como las nuevas corrientes de vanguardia.
La fecha referencial es 1927, cuando se conmemoraron los 300 años de la muerte de Góngora. Este encuentro tuvo doble significado: toman como modelo al poeta burgués y hacen un manifiesto contra el Modernismo y la tradición del siglo XIX.

Los RASGOS QUE PERMITIERON CONSIDERARLOS DENTRO DEL MISMO GRUPO son: las fechas de nacimiento cercanas que oscilan entre 1891 y 1905; la figura referencial de Luis de Góngora por su perfección formal; la amplia formación de los autores, ya no solo literaria sino también cultural, científica, humanística..., trabajaron como profesores y fueron los primeros intelectuales de la cultura española; la relación de amistad por encima de los ideales políticos o estéticos, solo se consideraba a un autor perteneciente a la generación cuando conocía personalmente al grupo. Lorca, Dalí, Buñuel y Pepín Bello son el núcleo central; lugares comunes como la Residencia de Estudiantes donde conocieron a personajes fundamentales de la cultura; revistas literarias en las que colaboraron; maestros comunes como Ortega y Gasset del que toman la renovación estética y Juan Ramón Jiménez del que toman su poesía pura; las antologías, en las que cada escritor preparó un prefacio sobre su idea de poesía, la ideología compartida, alineada con la izquierda y la angustia personal de algunos poetas por su condición homosexual.

Las CARACTERÍSTICAS que engloban los poetas de este grupo a la hora de realizar sus obras son: gustos estéticos similares, como el interés por la belleza estética, la naturaleza humana y la mezcla de lo culto y popular; las influencias literarias dispares como Antonio Machado, Jorge Manrique, Góngora..., el interés por lo popular, por el que asumen formas del romancero, cancionero o coplas, mezclados con la idea de renovación y modernidad; y las dos principales influencias que son la reivindicación de lo bueno de nuestra cultura en todos sus ámbitos y la vanguardia y transgresión.

Entre los distintos TEMAS tratados podemos destacar: La ciudad, que se encuentra vinculada a las vanguardias (surrealismo y futurismo), a través de ella se refleja la idea de progreso. Nueva York representa el progreso tecnológico y Moscú el social, símbolo de ciudad comunitaria. La naturaleza, acercada a la ciudad y al mundo cotidiano, es recuperada como espacio bucólico en el que se representan pastores, mitología, amores... pero ya no se hace de ella una representación patriota. Se convierte en símbolo de sentimientos y se emplea de una forma más primaria. El amor como sentimiento ligado a la idea de naturaleza humana y al individuo. Todos los poetas del 27 tuvieron una relación complicada y conflictiva por su concepción amorosa no convencional y por último el compromiso ideológico, por el que se afronta la temática social desde distintas perspectivas.

El ESTILO de la generación puede clasificarse en tres etapas:
La inicial dura hasta 1929,y en ella destacan tres líneas de influencia: la popular (jarchas, villancicos, cantigas, romances); la culta, que proviene de los autores del siglo de oro como Góngora del que toman lenguaje y mitos, Quevedo del que adoptan su idea o concepto y Lope del que toman el carácter populista, en que se tiene en cuenta lo que le gusta al público y la última Juan Ramón Jiménez, con su poesía pura y modernista en que emplea únicamente metáforas y símbolos para hacer poemas.
Estas influencias continúan durante la segunda y tercera etapa en las que cada poeta las desarrolla de una manera.
La segunda etapa se da antes de la guerra civil, de 1929 hasta 1936 y se ve muy influenciada por el surrealismo francés.
Durante la última etapa, tras la guerra civil, los poetas se encuentran exiliados en el interior o exterior del país.

Como rasgos generales del ESTILO podemos aludir la renovación poética, con el empleo de un léxico especial, metáforas, el verso libre y ritmos clásicos y la vanguardia, por la que se acercan a literarios extranjeros y a las tendencias europeas del momento

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada