domingo, 31 de octubre de 2010

El Modernismo

El Modernismo en el mundo hispánico fue la manifestación filosófica, religiosa. política y artística de la crisis provocada por el desarrollo de la sociedad burguesa hacia finales del S.XIX, que generó una nueva visión del mundo.

Esta nueva corriente tuvo como referente movimientos literarios nacidos en Francia en el S.XIX:

Uno de ellos es el Parnasianismo, cuyo iniciador fue Gaurtier y su poeta más representativo, Leconte de Isle.
El estilo de este movimiento rinde culto a la perfección moral y tiene preferencia por una poesía sometida a la métrica, de líneas nítidas y escultóricas, muy musicales y sensoriales.
En cuanto a los temas predomina la mitología clásica y de personajes bíblicos, los escenarios exóticos y de civilizaciones antiguas. Además desprecian el sentimiento.

Otro movimiento es el Simbolismo, iniciado en 1886 y cuyos autores más representativos don Baudelaire, Verlaine, Rimbaud o Mallarmé.
Tiene un estilo en el que el ritmo es menos rígido y más psicológico, ajustado al fluir del pensamiento y al lenguaje musical. Esto siempre, sin descuidar el aspecto estético. En cuanto a los temas, predomina la visión del mundo como un entramado de símbolos, secretos, realidades ocultas que el poeta debe encubrir y mostrar. Gusto por lo misterioso y lo onírico.

El modernismo tuvo además otras influencias de menor importancia como el Prerafaelismo, las corrientes filosóficas y la Mística española.

Las características fundamentales del modernismo son las siguientes: el desarrollo del irracionalismo que provocó una crisis a la crítica y a la moral, la mercantilización burguesa de la cultura por la que el escritor tuvo que profesionalizarse, el espíritu utilitario y la vulgaridad de la moral burguesa los cuales mantuvieron el idealismo rebelde de raíz romántica, el sistema político burgués, el anticolonialismo, la oposición artística entre el modernismo y las corrientes artísticas de la época y por último la sensibilidad neorromántica y el afán por lograr un arte total.

En el estilo del modernismo se diferencian dos etapas:
La primera etapa es un período de 10 años entre 1886 y 1896 iniciada con la publicación de “Desde azul...” de Rubén Darío hasta “Prosas Profanas” del mismo autor. En esta etapa predomina el preciosismo formal de origen parnasiano.
La segunda etapa se desarrolla a partir de 1896 y se caracteriza por una mayor influencia simbolista y una creación centrada en lo íntimo, línea que predominó en los poetas españoles Juan Ramón Jiménez y Antonio Machado.
Los poetas en el modernismo crean con su arte nuevos mundos artificiales llenos de belleza.

Con respecto a los temas de la poesía modernista destacan la evasión mediante la cual se crean paraísos ideales en espacio y tiempo, la sensualidad y el erotismo, la mujer fatal que lleva al hombre a la perdición, la mitología, la crisis espiritual plasmada en los temas fantásticos y misteriosos, el cosmopolitismo y el interés por personajes enfrentados a la burguesía.

En el estilo predominan los recursos fonéticos como aliteraciones y ritmos apoyados en acentos muy marcados que confieren musicalidad al verso, un léxico elevado con multitud de cultismo, extranjerismos, expresiones exóticas y neologismos que crean un lenguaje peculiar alejado del uso cotidiano, una sintaxis impresionista, una doble adjetivación como refuerzo de la sugerencia sensorial de los poemas, el uso de sinestesias y símbolos que intentan revelar una realidad oculta y una métrica y por último respecto a la métrica, emplean el uso del Soneto con versos de distinta medida, además de la Silva y otras combinaciones de versos.

Los poetas más representativos del Modernismo son Rubén Darío, Juan Ramón Jiménez y Manuel Machado, autor de obras como “Alma” y “Cante Jondo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada