sábado, 6 de noviembre de 2010

La poesía entre modernismo y vanguardia. JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

El autor más representativo que hay entre las etapas de modernismo y vanguardia es Juan Ramón Jiménez.
Nació en Mouger (Huelva) en 1881 y murió en San Juan de Puerto Rico en 1958, tras haber recibido el Premio Nobel de Literatura dos años antes. Fue amigo de Rubén Darío y Valle-Inclán. Su gran amor, Zenobia Camprubí fue esencial en su vida y en su obra.
Su poesía se caracterizó por el anhelo de desnudez y de totalidad política, atracción por lo popular, el ansia de la eternidad y por la existencia de un pensamiento estético y ético. Gracias a sus reflexiones sabemos que la poesía para él es un camino de conocimiento de uno mismo y la realidad.
Su obra se divide en tres etapas:
  • La primera caracterizada por la entrega sensitiva, en la que escribe "Ninfas y Almas de violeta", que revelan ciertos excesos modernistas.
  • Una segunda que es el afán de conocimiento de la realidad, que comienza con "Estío", y en el que también escribe la mejor obra desde su punto de vista, "Diario de un poeta recién casado" en la que aparece una triple visión de la idea de viaje: viaje físico, viaje sentimental y viaje a la literatura.
  • La tercera y última etapa es la necesidad de conciencia interior en la que alcanza su idea de poesía esencial. Fusiona lo real con lo trascendental en obras escritas en el exilio como "Espacio" o "La estación total".

También es necesario hacer mención de su prosa poética en la que la obra más conocida escrita es "Platero y yo", en la que el interlocutor es un asno. Ya no es un libro infantil y tiende a verse como una crítica a la idea de progeso basada exclusivamente en lo material, sin tener en cuenta la educación del espíritu. Según su interpretación, el libro sugiere cultivar la sensibilidad del pueblo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada