lunes, 8 de noviembre de 2010

Etapas de la poesía de Machado

Etapas de la poesía de Machado

La obra poética de Antonio Machado se puede clasificar en cuatro etapas según sus inquietudes.

La primera de ellas, denominada modernismo machadiano, se caracteriza por la publicación de Soledades en 1903, con un marcado acento parnasianista en varias de sus composiciones eliminadas de la edición definitivita de Soledades, Galerías y otros poemas (1907).

Esta etapa se caracteriza por la necesidad de expresión de sentimientos, la predominancia de un carácter íntimo y profundo, así como la preocupación formal característica del parnasianismo. Esta obra fue escrita cuando era joven, lo que se manifiesta en la variabilidad de los temas y las limitaciones del léxico y el vocabulario.

Se reconocen varios temas omnipresentes en Soledades: el tiempo y los recuerdos como experiencias y emociones del pasado, los sueños planteados como vía de conocimiento interior, además del amor, proyectado como ausencia dolorosa.

Se aprecia también, rasgos modernistas, fundamentalmente procedentes del simbolismo, con influencias románticas en la descripción de paisajes o entornos como reflejo del estado anímico del poeta.

El simbolismo presente en esta obra es muy característico y no es muy estable, puesto que los símbolos no tienen una interpretación unívoca. Sin embargo, van madurando progresivamente, haciéndose cada más ricos y específicos.

En cuanto a la métrica, se aprecia también el gusto por los versos alejandrinos y dodecasílabos, además de la silva arromanzada.

La segunda etapa, ya noventayochista, se caracteriza por la publicación de Campos de Castilla en 1912, aunque en 1917 editó un segundo poemario donde ya se incluyen los poemas escritos en Baeza, en donde pasa de los sentimientos individuales a los colectivos. Antonio Machado decide convertirse en noventayochista por diversas razones: estudia en la escuela de la educación libre de enseñanza (ILE) fundada por Álvaro Giner de los Ríos, luego esta preparado para ello. Más tarde emigra a Francia con su hermano donde trabaja como traductor y posteriormente es destinado a Soria como profesor. Tras su matrimonio con una joven mujer y su necesidad de enseñar le convierte en poeta de la Generación del 98.

Los temas fundamentales en la obra, son Soria y Leonor, su esposa fallecida, así como las referencias que responden a una preocupación patriótica sobre el pasado, presente y futuro de España con actitud crítica. Otro tema fundamental es el paisaje, como meditación, como cauce expresivo de los sentimientos, como contemplación y evocación.

En cuanto a la métrica hay que destacar el largo romance La tierra de Alvargonzález, poema de intenso dramatismo que narra codicias y envidias. Continúan predominando los versos alejandrinos y la silva arromanzada. Se inician a su vez, un tipo de poemas muy breves, líricos, filosóficos o basados en coplas populares.

Su tercera etapa se corresponde con la publicación de Nuevas canciones, donde su poesía sigue evolucionando y hay apuntes de paisajes, sonetos a amigos y poemas breves donde Machado expresa sus inquietudes filosóficas y las evocaciones de sus recuerdos. Esta época se caracteriza por su preocupación por lo popular, la decantación hacia temas filosóficos y por su intento de mantener un equilibrio entre la serenidad y sensatez del 98, que decide abandonar y su postura a favor de la república. Su producción poética se completa con romances y poemas de otros metros compuestos durante la guerra inspirados por el drama español.

Su última etapa, denominada epílogo, Machado desarrolla una poesía de guerra y circunstancial.

Alejandro Bueno Bernal

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada