lunes, 8 de noviembre de 2010

Características del Modernismo

Origen y características fundamentales del Modernismo.


De entre las distintas corrientes estéticas de fin de siglo, destacan el Parnasianismo y el Simbolismo como principales cimientos del movimiento modernista.

El Parnasianismo, nacido en Francia durante el último tercio del siglo XIX cuyo poeta más representativo es Leconte de Lisle, debe su nombre al mitológico monte Parnaso, donde habitaban las musas. Este movimiento se caracteriza por el culto a la perfección formal y la preferencia por la poesía muy musical y sensorial.

En relación con los temas, predomina el desprecio del sentimentalismo y la preferencia por motivos como la incorporación de la mitología clásica y de personajes bíblicos.

El Simbolismo es un movimiento nacido en Francia en el siglo XIX, iniciado por Baudelaire y continuado con Verlaine y Mallarme. Respecto al estilo, se caracteriza por la preferencia de los versos con un ritmo más psicológico y menos rígido, a través de los cuales poder reflejar y expresar los sentimientos. Además hay un gusto por lo misterioso y onírico en la poesía. Para los poetas de este movimiento, el mundo es un misterio que sólo puede descubrirse a través de símbolos y ellos actúan como médiums.

Se pueden señalar también otras influencias del modernismo, como el prerrafaelismo y la mística española que toman influencias de otras corrientes modernistas pasadas y que influyen en este modernismo estéticamente. Predominan también diversas corrientes filosóficas con representantes como Hegel o Nietzsche.

Con carácter general, en el desarrollo del Modernismo literario, cabe distinguir dos etapas bien diferenciadas.

La primera de ellas, abarca desde 1888 a 1896, cuyo inicio se debe a la publicación de Azul y su fin a la publicación de Prosas Profanas; ambas de Rubén Darío Esta etapa se caracterizó por el predominio del preciosismo formal de origen parnasiano.

La siguiente etapa comienza a partir de 1896 y presentaba una mayor influencia simbolista, así como una creación centrada en lo íntimo, que predomino en poetas españoles como Antonio Machado.

Algunas de las características fundamentales de este movimiento son: el desarrollo del irracionalismo, ya que tuvo lugar una crisis de los valores tradicionales, lo que hizo que los artistas buscasen respuestas por diversas vías. Así se produjo una desvinculación de los placeres y divinización de lo pagano. Por otro lado, tuvo lugar una mercantilización burguesa de la cultura, ya que el arte acabó convirtiéndose en una rama más del fenómeno de producción.

Los creadores mantuvieron un idealismo rebelde de raíz romántico, surgió un espíritu utilitario y una vulgaridad de la moral burguesa, ya que frente a este conformismo y estilo, la vida se hizo arte para bohemios o esteticistas.

Predominó también un sentimiento de anticolonialismo y rechazo por el creciente imperio económico y cultural de Estados Unidos.

Finalmente, cabe destacar, que el modernismo fue una oposición artística, ya que nació enfrentado a las corrientes artísticas vigentes en la época.

Este movimiento modernista triunfó sobre las corrientes imperantes y nunca perdió su sensibilidad neorromántica y afán de lograr un arte total.

Alejandro Bueno Bernal

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada