domingo, 7 de noviembre de 2010

Generación del 98

El espíritu de desanimo del país tras la pérdida de las colonias impulsó a los intelectuales a expresar su angustia y a evocar los valores más representativos de España.

Tienen una serie de características en común. Los autores son coetáneos, entre la fecha del nacimiento del mayor (Unamuno) y del menor (Machado), hay 15 años. A la vez, tienen una formación intelectual semejante: los autores recibieron unas mismas influencias y preocupaciones comunes, el liberalismo y el Desastre del 98, y promoviendo reformas ideológicas. A razón de ello, realizan unaa serie publicaciones conjuntas en las que denuncian la desorientación de la población española. Tienen preferencias hacia los conflictos exitenciales y filosóficos. Hay un hecho general que los aglutina: el Desastre del 98, que causa una gran desolación. Utilizan párrafos cortos, con oraciones simples para facilitar la comprensión del mensaje, un lenguaje natural y sobrio. Contribuyen a la renovación de principios de siglo. Tienen un jefe o guía espiritual, llamado Miguel de Unamuno. Por último, aportan innovaciones, como el ensayo moderno, que es la vía principal de expresar ideas.

En la temática, cabe destacar el paisaje, viajan por España y la describen, especialmente Castilla que simboliza a toda España. La historia, que sin embargo no se interesan por la de los grandes hombres, sino por la del pueblo, la de los que trabajan día a día. La preocupación por España, que tiene una gran decadencia política y social. Se interesan también por los clásicos como Góngora, Arcipreste de Hita o Cervantes. Exponen la falta de conciencia moral o el fracaso. También está muy presente la realidad subjetiva, se pierde el concepto de realidad objetiva.

Respecto al estilo, es bastante heterogéneo sin embargo,cuidan la forma de su prosa y repudian la retórica o el prosaísmo de la generación anterior. Son exigentes cuidando del estilo, es antiretórico y tienen un gran interés en plasmar las palabras que están en desuso.

Los mayores representantes fueron Pío Baroja con un pesimismo existencial, reflejo de la soledad que le acompañó toda su vida, tiene una gran desconfianza del ser humano. La busca.También lo fue Miguel de Unamuno, intersado por el sentido de la vida, lucha en busca de la paz que nunca encuentra. Niebla. Otro fue Valle-Inclán, cercano a la estética modernista y con un lenguaje cuidado y musical. Sonatas. Y por último Azorín que perteneció al Grupo de los Tres y cultivó diversos géneros. Fue uno de los primeros en usar el concepto de generación del 98. La voluntad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada