lunes, 8 de noviembre de 2010

Rubén Darío.

Darío fue considerado el paladín del modernismo en España. Nació y murió en Nicaragua, vivió en otros países de Latinoamérica, en España y en Francia.

Trabajó, entre otras cosas, como corresponsal, embajador y fue director de varias publicaciones. En cuanto a su obra, analizaremos sus principales obras poéticas:

Epístolas y poemas: Obra juvenil, escrita en 1885 con tono romántico y métrica clásica.

Abrejas: poemario de 1887 donde adquieren protagonismo la intuición y el sentimiento. Son poemas breves que expresan su sufrimiento.

Azul: escrita en 1888, se considera un paradigma de la estética modernista. Consta de dos partes en prosa y una en verso.

Cuentos en prosa: conjunto de fantasías líricas que provienen del “cuento parisiense”. Es aquí donde la vinculación con el parnasianismo se muestra con más claridad; ya que recurren a motivos comunes. Pero no se descuida la crítica modernista al mundo burgués. Los temas son variados, como la belleza artística, la vitalidad prisionera y la seducción de una mujer bella

En Chile: Doce estampas narrativo descriptivas: unidas por el itinerario contemplativo de Ricardo, un poeta lírico que ofrece su visión sobre aspectos diversos.

Dos narraciones breves: incluyen “La muerte de la emperatriz de China”

y “A una estrella”.

El año lírico: Cuatro poemas: cada uno de ellos está dedicado a una de las estaciones del año, y ensambladas por el hilo conductor del amor sensual como fuerza vital.

Tres poemas: incluye los poemas “Pensamientos de otoño”, “Anagké” y “A un poeta”.

Tres sonetos: “Caupolicán”, “Venus” y “De invierno”

Medallones: son retratos de poetas de la época, en sonetos de verso alejandrino o endecasílabo

Prosas profanas: libro de 1896 que encarna la plenitud del modernismo formal. Al final se intuye un cambio hacia motivos poéticos más íntimos.

Cantos de vida y esperanza: poemario de 1905 más reflexivo y profundo. Trató nuevos temas como la naturaleza y la nostalgia por la niñez.

Poema del otoño: escrito en 1910 de tono meditabundo y sencillo de forma, reflexiona sobre el erotismo y la muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada