miércoles, 3 de noviembre de 2010

MODERNISMO

Fue una corriente literaria que se vio bajo la influencia de movimientos franceses de gran transcendencia como el parnasianismo y el simbolismo, que dotaron a la lírica modernista de versos con gran musicalidad y cuyo tema predominante se basa en el uso del surrealismo como modo de expresión. Esta tendencia surgió como respuesta a la crisis provocada por el auge de la burguesía a finales del siglo XIX, que aportó un original punto de vista de la realidad.
El irracionalismo de este estilo literario supuso el fin de los valores tradicionales, que hasta entonces prevalecían en la sociedad, debido al fuerte criticismo emprendido contra la Iglesia, a la par que permitía una introspección por parte del autor para buscar el sentido a la vida.
La comercialización de las obras obligó a los autores a profesionalizarse.
En busca de una temática que guste al espectador, en su mayoría burgués, se decantan por temas románticos con ciertos carices bohemios y decadentistas, cuya única función es la de ilustrar al ilustrado: "épater le bourgeois", "deslumbrar al burgués" y por esta misma razón los autores ven necesario restaurar la educación rigiéndose por los pilares regeneracionista y krausista.
Las pérdidas de las colonias hispanas en América del Sur levantan un gran sentimiento anticolonialista por parte de los grandes imperios.
Dentro de los modernistas se observa su negativa a las entonces vigentes corrientes artísticas, que fueron desbancadas por los primeros debido a su posición dialogante pero manteniendo intactos el resto de valores que lo definían.
Respecto al estilo, cabe decir que viene fraccionado en etapas definidas por las fechas de publicación de obras importantes:
De 1888 hasta 1896: delimitada por la obra Azul hasta Prosas profanas, ambas de Rubén Darío, donde predomina una marcada influencia del parnasianismo.
A partir de 1896:se utiliza el simbolismo como método para introducirse en lo íntimo de los autores, sus máximos representantes son Juan Ramón Jiménez y Machado. Se toma 1914 como fin de siglo y de sus corrientes.
En cuanto a los temas tratados, el Modernismo busca la evasión de la realidad refugiándose en mundos fantásticos y artificiales, se describen escenarios aristocráticos que el autor utiliza de parapeto ante la realidad.
Rompen con tabúes como la sensualidad y erotismo, tratándolos con naturalidad, de esta sensualidad brota la figura de la mujer como camino a la perdición y se introducen temas mitológicos procedentes de distintas culturas (griegos, vinculación del budismo con cristo...etc).
La ya mencionada exaltación irracionalista desemboca en una crisis espiritual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada