martes, 2 de noviembre de 2010

Generación del 98.

La Generación del 98 hace referencia a un grupo de escritores, ensayistas y poetas españoles que se vieron profundamente afectados por la crisis moral, política y social acarreada en España por la derrota militar en la Guerra Hispano-Estadounidense y la consiguiente pérdida de Puerto Rico, Cuba y las Filipinas en 1898.

El primer escritor conocido fue Azorín, cuando publicó en 1913 Clásicos y modernos. Grupo de escritores(3) que compartían inquietudes y actitudes de protesta, además de una profunda preocupación por la situación de España.
Azorín, Pio Baroja y Ramiro de Maeztu firmaron un acuerdo denunciando esta situación y se incluyeron en intelectuales como M.Unamuno, R.Mª Valle-Iclán y A.Machado.
Se pueden encontrar puntos en común en algunas de sus obras, por lo que la crítica literaria les ha englobado dentro del mismo grupo.

Sus principales características son: la separación de once años desde el primero hasta el último; la relación entre los componentes, ya que compartían ideas políticas liberales; suceso generacional del desastre del 98,sentían desolación por la situación de España, al ser derrotada por EEUU; un estilo basado en un lenguaje natural y sobrio, marcada voluntad antirretórica, no reñida con la elegancia en la expresión y por ultimo el ensayo moderno.

La narrativa representó el espíritu crítico del grupo. El ensayo sirvió como vía de expresión para dar a conocer sus ideas renovadoras y sus pensamientos.
Los escritores noventayochistas experimentaron nuevas técnicas con el objetivo de acercar al lector sus diferentes puntos de vista sobre temas sociales, políticos, filosóficos o personales.
La historia en sí pierde importancia en favor de cómo se narra.
La trama se centra en el mundo interior de un solo personaje del que se realiza un retrato que permite conocerlo al detalle.
La acción se rige por la lucha interna que sufre el protagonista y no tanto por los hechos externos al mismo.
El narrador pierde importancia con respecto a los propios personajes, que a través del diálogo, exponen sus conflictos existenciales.

La temática está en consonancia con la ideología general de los autores, como la preocupación por España, la intrahistoria, los valores auténticos y la realidad subjetiva, también el paisaje, ya que adquiere casi la importancia de un personaje más.
Las novelas de esta etapa mantienen un estilo poco uniforme que prima generalmente con una estética antirretoricista. Estos autores buscan la sencillez y la claridad. Aunque se debe destacar que el estilo de Baroja tiene poco que ver con el de Valle-Iclán.

El ensayo tiene todos los miembros de la generación dedicaron parte de su obra al ensayo, que se convirtió en una de los géneros más apreciados, pero cada autor con sus propios rasgos narrativos.
La temática tenía un denominador común: la situación de España después de la pérdida de territorios. También abarca temas como el amor a Castilla o el sentido de la vida.

Los principales representates de esta generación son: Antonio Machado, con su obra: Soledades y Campos de castilla; Miguel de Unamuno con Niebla; Ramón Mª del Valle-Iclán con Sonatas y La guerra carlista; Pío Baroja con La busca y José Martinez Ruiz, Azorín con Doña Inés y La voluntad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada