jueves, 13 de enero de 2011

GENERACIÓN DEL 27

Definiremos generación del 27 como una serie de poetas que, asimilando la rica tradición literaria española e influida por las nuevas corrientes de vanguardia, llegó a ser la más brillante promoción de la literatura española del siglo XX. La poderosa individualidad de sus componentes permitió que en los años que siguieron a la Guerra Civil produjeran sus mejores obras.

El origen de la generación del 27 se produce gracias a la celebración del tricentenario de la muerte de Góngora (se celebró por primera vez). El nombre de esta generación viene dado por el año (1927). Esta generación tuvo doble significado, por un lado tomó conciencia de lo que debe ser un poeta (Góngora) y la poesía (barroco). Por otro lado se hizo manifiesto el rechazo a la tradición académica y a la estética tanto del siglo XIX como modernista. Supuso el definitivo redescubrimiento del Barroco y de la literatura basada en libertad, imaginación, ingenio y metáfora.

Se consideran deudores de tres autores, (Ortega y Gasset, De la Serna y Juan Ramón).

Ortega y Gasset fue filósofo, e influyo en ellos por sus ideas y por la labor editorial que desarrolló en “la Revista de Occidente”.

Ramón Gómez de la Serna fue el vanguardista, les puso al día de las novedades extranjeras de la creación literaria. Veían en él una actitud nueva, independiente y creadora.

Juan Ramón Jimenez fue el poeta por excelencia, creador por antonomasia al dar con una poesía pura, desnuda, perfecta y simple.

La generación es muy liberal, progresista y universitaria. Los lugares de encuentro más relevantes eran Madrid y la Residencia de Estudiantes. Rindieron culto a la amistad (pueden ser considerados como un grupo de amigos).

En cuanto a características literarias, la generación coincide con la vanguardia. Desde 1918 (ultraísmo, creacionismo) hasta 1930 (surrealismo), desarrollan los “-ismos”. La presencia de la tradición, el influjo de los cancioneros y la vuelta a los clásicos (Góngora) fueron únicos en la literatura europea.

En cuanto a características temáticas, para la generación la ciudad es la comodidad de los nuevos tiempos al igual que los inventos y los transportes. La ciudad significa progreso. Existen dos modelos, Nueva York y Moscú para lo social.

En la naturaleza y el amor predomina una naturaleza cercana a la ciudad, son contempladores del mundo cotidiano, tendieron a ver la naturaleza ligada a su propia visión del mundo y aparece la visión de la naturaleza humana (poemas amorosos).Tienen un compromiso con su tiempo y con su arte. Durante la Guerra Civil se unen a escritores tanto mayores (Antonio Machado) como jóvenes (Miguel Hernández) que hacen obras del tipo de cancionero y romancero de guerra.

Tras la Guerra Civil algunos abandonaron su actitud de poetas combativos (Cernuda, Emilio Prados). Otros alternaron poesía política y personal (Alberti). Otros adoptaron entonces su compromiso político (Dámaso Alonso).

Su preocupación religiosa era escasa, menos en Gerardo Diego. Tratan lo trascendente dentro de la tradición cristiana (Dámaso Alonso), al igual que el final del hombre de forma agnóstica o anticristiana, por ejemplo Cernuda.

En cuanto a características métricas no utilizan tantos metros y formas como los románticos y modernistas. Tienen un gran conocimiento y valoración de los clásicos (autoridad, cuidado y espontaneidad). Lo más empleado fue el soneto (culto), romance y villancico (popular). La gran innovación fue el verso libre que abrió un mundo métrico nuevo que responde a las características del mundo moderno. También cultivaron el verso blanco y el versículo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada